¿Amor o masoquismo?

Crecer es un poco irónico ¿cierto? Ya que desde que estamos pequeños esperamos con ansias el momento de nuestro primer beso, nuestro primer carro o simplemente poder ser lo suficientemente maduros para poder ir al cine con tus amigos sin tus papas. Pero luego después de que alcanzas esos momentos te das cuenta de que nuevas responsabilidades y problemas vienen de la mano con esos anhelados años. Es ahí cuando caemos en la maravillosa y confusa idea de enamorarnos y entre tantos van y ven vamos aprendiendo como ciertas cosas funcionan. Muchas veces he escuchado como dicen “somos masoquistas, ya que siempre volvemos a lo que nos hace mas daño” y hacen referencia a sus relaciones personales o cercanas de como Ana y Juan volvieron a pesar de que hayan atravesado el infierno mientras eran novios. Luego de leer un poco sobre el tema y realizar una pequeña encuesta llegue a una conclusión… Si es cierto, psicológicamente el ser humano es masoquista por naturaleza. Nos gusta estar en situaciones que nos provoquen dolor en cierto sentido. Todos tenemos un amigo que le gusta comer picante a pesar de que le duerma la lengua, otra amiga que ve películas dramáticas a pesar de llorar incontrolablemente al final y todos nos hemos rascado esa picada de mosquito hasta dejar nuestra piel roja. En resumen, existe una relación muy compleja entre el dolor y el placer (el placer es muchas veces confundido con la felicidad). Al existir esta relación tan compleja entre ambos, las personas creen que en este “sentimiento” momentáneo están experimentando uno de los mejores momentos de su vida. Y confunden el dolor con el placer por el que están atravesando.
¿Entonces es cierto que mientras peor tratas a alguien mas tiempo se queda? Esto no es completamente cierto, a nadie le gusta que lo traten mal o que sean groseros y mucho menos en una relación. Sin embargo personas que han atravesado por esta situación me dieron la oportunidad de entender este tema desde su punto de vista.
¿Quieren conocer la historia?
Bueno resulta que esta niña de las que voy a hablar ha compartido su historia conmigo día a día. Su historia comienza en Enero cuando conoce a este niño encantador que era unos años mayor que ella, comenzaron a conocerse y sin darse cuenta al pasar de los días ella comenzó a gustarle (vamos a llamarlo Ramon) Ramon y no había nada que ella podría hacer para evitarlo ya que iban a la misma universidad y vivían en el mismo vecindario. Todo iba muy bien entre ambos pero luego de meses Ramon le contó que también estaba viendo otra niña y en ese momento cualquier ilusión que ella había tenido sobre esta relación desapareció. En ese momento se dio cuenta que a pesar de haber sido dulce, detallista y “entregada” en la relación el no lo había valorado o tal vez ella había malinterpretado todo. El le dijo que no quería que lo que existía entre ellos se acabara, siempre y cuando ella estuviese de acuerdo de seguir en la relación a pesar de la otra niña. Ella decidió aceptar y para hacer el cuento corto ella me comenta que cambio su forma de ser en cuanto a como lo trataba a el. Luego de unos meses ella comenzó a notar que el estaba super pendiente de ella y la extraña constantemente lo cual la confundía. Ya que, ¿por que extrañar a alguien que es indiferente? Ella dejo de responder sus mensajes o llamadas inmediatamente y ahora se toma su tiempo. Luego de tantas noches en vela para tratar de entenderlo, decidió ignorar lo que hacia, si estaba bien y si no también. No le preguntaba por su día o como se sentía por su gripe, ella distante y fría lo atraía mas y mas sin darse cuenta. Un día Ramon por equivocación le envía un mensaje a nuestra amiga donde decía que ya no seguía con la otra niña, que todo había acabado. Ella llena de emoción me escribe y me cuenta como su nueva forma de ser la había atraído tanto a Ramon y su corazón no dejaba de latir de la alegría. En ese preciso momento lo entendí, no significa que algunos les guste ser lastimados, si no que todos tenemos preferencias distintas. A pesar de que todavía no entiendo porque decidió salir con ambas al mismo tiempo, si alguien lo entiende por favor contarme porque no tiene sentido. Bueno, al final ellos dos aun no son novios (oficiales) luego de todo el drama, ahora pasan horas juntos cada día y uno complementa al otro. Hay casos distintos, donde tu pareja te fue infiel, te mintió o algo similar y si decides volver con esa persona brindándole una segunda oportunidad no te hace cobarde o masoquista. Esta acción es aceptable hasta que ocurra lo mismo y lo dejes pasar nuevamente… En ese momento si caes en un circulo vicioso donde has desarrollado cierta dependencia hacia la persona que ya no imaginas ningún tipo de futuro sin el o ella en el. Es allí cuando tienes que ser lo suficientemente fuerte para soltar, dejar ir esa relación que ya se ha vuelto tóxica. Cabe destacar que esta relación no tiene que ser amorosa, puede ser con un amigo o amiga, hasta con familiares o personas muy cercanas a ti.

●Como siempre les digo, no dejen que las malas energías de otras personas les arruine el día●

¿Ustedes creen que esto sea cierto o solo coincidencia? Déjenme saber en los comentarios.

Bye peques!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s