Una carta para ti, 2017.

Querido 2017,

Espero que hayas tenido un excelente viaje y que te haya gustado cada experiencia vivida. Solo quería escribirte para decirte adiós ya que estos 12 meses juntos han sido un poco agridulces. Se que tal vez no alcancen las palabras para explicar todo lo que he sentido este año que vivimos, pero aunque suene duro… estoy feliz de que esto haya llegado a su final.
Como toda historia, este capítulo ha acabado y estoy abierta a vivir nuevas experiencias y oportunidades con el próximo. Aunque no lo creas, no todo fue tan malo. Tu, mi querido 2017 me has enseñado muchísimas cosas y por eso estoy muy agradecida.
Contigo aprendí a no confiar demasiado, ya que no todas las personas tienen buenas intenciones. Muchas veces las personas están cerca de ti por algún interés, aunque no lo creía antes tenías razón todos somos cortados con la misma tijera.
Me abriste los ojos y me enseñaste que porque yo les llame “amigos” realmente lo sean, como dice aquel viejo dicho “a mis amigos los cuento con mi mano derecha y me sobran dedos” me diste un gran golpe en la cara y me dejaste ver que en aquellos que debo confiar son pocos, y que porque salga a cenar con alguien no significa que seamos mejores amigos por toda la vida. Me demostraste que a pesar de estar rodeada de miles de personas, te puedes sentir solo… y que la soledad puede ser una gran aliada en ciertos momentos.
Tengo que serte sincera, estoy un poco nostálgica ahora que miro hacia atrás y veo todos los momentos vividos. Créeme, se que fueron difíciles para ambos. A pesar de descubrir tanto interés y falsas amistades, me diste la oportunidad de conocer a personas nuevas que tal vez en un futuro formen gran parte de mi vida.
A través de múltiples tropezones y lecciones diarias, me enseñaste que nadie mas es responsable de mi errores. Yo soy la única que tiene el poder de elegir que actitud tomar hacia un problema y la única que puede hacer un drama de ello o buscar distintas maneras de solventarlo. Que la vida no siempre es positiva y que no siempre tienes que encontrarle el lado bueno a las cosas. Si algo malo paso y no hay nada positivo en ello, tengo que aceptarlo con la mejor actitud que pueda, ya que seguir buscando el lado bueno puede hacerme sentir peor que aceptando lo malo. ¿Creo que entiendes mi punto querido 2017? Se que no eres del tipo de cartas, pero esta es mi mejor herramienta cuando se trata de expresarme. ¡Puedes llamarme cobarde, pero esto es todo lo que tengo!
Que va, mi 2017 es tan difícil decir adiós sin recordar todo. Las risas, los llantos… Cuantas veces me he quedado hasta tarde llorando contigo, ha sido un año difícil ¿no crees?
Muchas veces me llenaste de dudas y miedo. Me impulsaste a tomar decisiones y oportunidades nuevas, aunque muchas de ellas no hayan sido exitosas. Tuviste el valor de mostrarme que la familia no siempre es de sangre, que muchos familiares te van a dejar a un lado y que a los amigos los puedes contar con una mano.
Quiero abrazarte antes de que te vayas, pero para ser honesta creo que me has lastimado demasiado. Tu 2017, te has robado el amor que quedaba dentro de mi. Tantas ilusiones, aún recuerdo las veces que termine esperanzada sin nada a cambio. Me hiciste cuestionar, ¿por que buscamos el amor cuando siempre termina en duelo? Irónico, te has ido y aún no la sé contestar. Como te había comentado anteriormente, no hay palabras para decirte todo lo que he sentido y vivido este año contigo.
Gracias por las vivencias y las enseñanzas.
2018 quiéreme un poquito.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s